Cuando el «Bill Gates del poker» y autoproclamado «El rey de Instagram» Dan Bilzerian anunció hace un par de años que iba a escribir un libro, concretamente su propia autobiografía, mucha gente se limitó a mover las cejas irónicamente: ¿qué podría contar un playboy, millonario y jugador del poker, que había sufrido más de un infarto a los 40 años? Con el paso del tiempo, la cuenta de Instagram del armenio-estadounidense mostraba de vez en cuando fotos del «escritor» en plena faena. Cada foto con él, por supuesto, iba acompañada de una chica guapa, aparentemente haciendo el papel de musa.

Resumen del libro «The Setup» de Dan Bilzerian

Cuando el «Bill Gates del poker» y autoproclamado «El rey de Instagram» Dan Bilzerian anunció hace un par de años que iba a escribir un libro, concretamente su propia autobiografía, mucha gente se limitó a mover las cejas irónicamente: ¿qué podría contar un playboy, millonario y jugador del poker, que había sufrido más de un infarto a los 40 años? Con el paso del tiempo, la cuenta de Instagram del armenio-estadounidense mostraba de vez en cuando fotos del «escritor» en plena faena. Cada foto con él, por supuesto, iba acompañada de una chica guapa, aparentemente haciendo el papel de musa.

En 2021, Dan anunció en Instagram que había terminado de escribir su autobiografía y convocó un concurso: los suscriptores debían idear un título para el libro de Bilzerian. Dan prometió enviar $5000 a la persona que diera con el título más adecuado. Sin embargo, después de leer todas las opciones que le enviaron los fans, el recién estrenado «escritor» decidió que podía hacerlo él mismo. Como resultado, el libro se tituló de forma sencilla, pero a la vez pegadiza: «The Setup», que en español puede traducirse como “instalación”, “puesta en marcha” o “configuración”.

Dan Bilzerian en compañía de una chica guapa

Como resultado, la autobiografía se puso a la venta en el sitio web creado especialmente dbthesetup(.)co. Todavía se puede comprarlo, y se ofrecen 4 versiones diferentes:

  • Versión electrónica (e-book). Precio: $14,95
  • Tapa blanda (paperback). Precio: $19,95
  • Tapa dura (hardcover). Precio: $34,95
  • Edición limitada encuadernada en piel (leather-bound limited edition). Precio: $94,95

El libro está disponible en inglés y español. De todas las opciones de diseño, la encuadernación blanda es la que parece menos preferida: las fotos son exclusivamente en blanco y negro. Y dado que el material fotográfico de «The Setup» constituye la mayor parte de todo el libro, no apetece ver chicas guapas y otros lujos en blanco y negro.

¿Qué dice el sitio web oficial sobre el libro? Veámoslo:

La leyenda del juego y rey de Instagram Dan Bilzerian tiene mucho que decir sobre cómo conseguir lo que quieres. Su filosofía de vida se llama «actitud» y es lo que le ha ayudado a conseguir fama, fortuna y tantas chicas que casi nadie puede contarlas.

Desde su infancia, que dista mucho de ser normal, hasta su servicio militar y la locura que le acompañó en su viaje hasta convertirse en una de las personas más infames del mundo, Dan lo comparte todo en «The Setup». Se trata de una narración sin concesiones, sin mentiras, honesta, de su vida y de las historias de las muchas mujeres con las que la compartió.

En estas memorias explosivas llenas de historias salvajes (y fotos aún más salvajes), Dan levanta el velo sobre lo que es vivir realmente la vida a la manera Bilzerian: con un montón de momentos épicos y sin remordimientos.

Allí también encontrará una breve reseña del libro de David Goggins, un SEAL de la Marina estadounidense retirado que también es autor del bestseller del New York Times «Can’t Hurt Me»:

Te guste o no, sea cual sea el juego al que jugó este hijo de puta, ganó. «The Setup» ha convertido a Dan Bilzerian en una de las mayores celebridades de las redes sociales. Decenas de millones de chicos de todo el mundo viven sus vidas viendo con admiración las travesuras de Dan en las redes sociales y, además de eso, hay millones más que siguen a Dan en silencio, hablando tonterías sobre él.

Así que, tu decides, si merece la pena leer un libro de 420 páginas. Si no planeas leerlo, y si tienes entre 5 y 10 minutos de tiempo libre, siéntate cómodamente, especialmente para ti hemos leído la autobiografía de Bilzerian de cabo a rabo, y ahora tenemos prisa por contarte lo que el «Bill Gates del poker» escribió en sus memorias. Aquí tienes un resumen o, si quieres, una paráfrasis del libro de Dan Bilzerian «The Setup».

Cómo empezó todo

La narración del libro comienza en 1987, cuando Dan tenía 7 años y su hermano de 5 años y que vivían en Florida (EE.UU.). En ese momento, su padre estaba a punto de ingresar en prisión. El padre de Dan, Paul Bilzerian, era un inversor de capital riesgo y siempre afirmó que actuaba dentro de la ley. Sin embargo, tras una revisión del caso, el juez lo condenó a cuatro años de prisión.

Dan Bilzerian junto con su hermano Adam Bilzerian

Esto dejó una profunda huella en el alma de Dan. Ya antes había sufrido acoso escolar, y este suceso empeoró aún más las cosas. Cabe señalar aquí que nadie sabía que la familia Bilzerian era rica: siempre vivieron con bastante modestia, y prácticamente no había artículos de lujo en su propiedad. La madre de Dan era especialmente cuidadosa en este sentido.

Sin embargo, todo cambió cuando su padre fue puesto en libertad tras 13 meses en prisión. Los Bilzerian se mudaron a una mansión de 36.000 pies cuadrados (~3.344 metros cuadrados) y, de repente, todo el mundo trataba bien a Dan.

Lea también: Un jugador de poker profesional no profesional

Ernie

Ernie era un nuevo vecino. La casa de su familia era cuatro veces más pequeña que la de los Bilzerian, y Ernie se había convertido en una especie de ídolo para Dan. Ernie llevaba una vida muy diferente a la de Paul Bilzerian (el padre de Dan). Le encantaba gastar y hacer ostentación de su dinero, y en su casa no paraba de entrar gente. Dan siempre pensó que Ernie era mucho más guay que su padre, y siempre tenía unas cuantas chicas guapas a su alrededor, a pesar de que Ernie no era guapo.

Ernie - el vecino de Dan Bilzerian

Al verlo, el joven Dan se dio cuenta de repente de que el dinero no sólo podía comprar la felicidad, sino mucho más, como las cosas que siempre habían obsesionado a Dan: las chicas y las armas. Bilzerian Jr. estaba decidido a conseguir ambas cosas.

Según él, la familia de Dan (especialmente, por supuesto, su padre) le enseñó a ser intrépido. Esto le acarreó muchos problemas en la escuela, y finalmente Dan fue expulsado. En su defensa, el adolescente fue diagnosticado con TDAH – trastorno por déficit de atención.

El padre de Dan, Paul Bilzerian, no pudo soportarlo más y envió a su hijo con su hermano en Minnesota y empezó a pagarle $4.000 cada mes para que cuidara de Dan. Pronto Dan fue expulsado por segunda vez y sus padres decidieron enviarlo a un internado militar. Allí, Dan se hizo amigo de un mexicano rico llamado Pedro. Pedro le invitó a pasar Acción de Gracias en México, ya que Dan odiaba a su familia por aquel entonces.

Subieron al avión y Dan, que entonces tenía 14 años, le pidió que le comprara una pistola. Su amigo se negó, pero le ofreció comprar pólvora en su lugar. Primero la encendieron en un campo y luego se la llevaron en la limusina. Como eran “adolescentes enloquecidos”, empezaron a arrojar la pólvora encendida por la ventanilla de la limusina a toda velocidad.

Al final, provocaron un accidente y casi matan a alguien. El conductor de la limusina les quitó todo el dinero para no delatarlo. Unos días después, Pedro llevó a Dan a un burdel, y Dan perdió la virginidad con una prostituta mexicana… sin saberlo él mismo.

Utah

La familia de Dan se trasladó entonces a Utah, un estado del oeste de EE.UU. Dan odiaba su vida allí. Se pasaba el día fumando hierba y viendo la tele. Seguía sufriendo acoso escolar, no tenía novia y no se llevaba bien ni con su hermano ni con sus padres. Su única amiga era una chica muy guapa llamada Shala. Dan estaba enamorado de ella, pero no tenía ni idea de cómo comportarse con las chicas.

Un día, los chicos del barrio pillaron a Dan masturbándose en su sótano y lo grabaron todo. Después empezaron a chantajear a Dan, amenazándole con enseñar el vídeo a todos los vecinos. Por suerte para Dan, su novia Shala consiguió robar la cámara con la película y destruir las pruebas. Poco después, Dan Bilzerian regresó a Florida.

Chicas

Dan estaba harto de que le hicieran bullying. Empezó a levantar pesas y a hacer ejercicio para formar parte del equipo de béisbol. Hizo amigos y de repente se hizo popular. Pronto Dan fue expulsado de otro colegio y su familia volvió a Utah. Salía con un grupo de chicos que iban al centro comercial a conocer chicas, y fue entonces cuando Dan probó las setas alucinógenas por primera vez.

Ese mismo año, su padre compró una urbanización de cinco casas en Minnesota, así que Dan pasó allí el verano con su amigo John, que era luchador. Minnesota era genial; estaba lleno de chicas en bikini en verano. Dan y John se ofrecían a llevar a las chicas a hacer wakeboard y luego volvían a la casa a beber y fumar. Así fue como Dan empezó a salir con chicas. Eso lo cambió todo.

Se dio cuenta de que llevarse a una chica a la cama era mucho más fácil si existía el entorno adecuado para ello y también se dio cuenta de la importancia de este “entorno”. Cuanto más esfuerzo ponía en acostarse con una chica, menos probabilidades había de que ocurriera. Sin embargo, cuando invitaba a algunas chicas a su casa para pasar un buen rato, las chicas estaban dispuestas a acostarse con él.

Al final del verano, Dan regresó a Utah y, el primer día de clase, presumió de la pistola que llevaba en el coche. Cuando los profesores se enteraron, llamaron a la policía, que comprobó el coche y Dan fue condenado a pena de cárcel. Estuvo en la cárcel tres semanas hasta que llegó a un acuerdo con el estado. Según los términos del acuerdo, fue puesto en libertad, pero nunca más volvería al estado de Utah.

Dan volvió a Florida y por fin se dio cuenta de lo que quería. Quería que su padre se sintiera orgulloso, quería formar parte de algo especial, quería ser respetado y también le apasionaba impresionar a las chicas. Así que, al igual que su padre en su día, se alistó en el ejército con la intención de convertirse en un miembro de Navy Seals, el cuerpo de élite de la Marina de Estados Unidos.

Ejército: Parte 1

Dan Bilzerian se alistó en la Marina y acabó en una base de entrenamiento en San Diego, donde se entrenaba a los Navy SEAL. Cuando empezaron a dolerle las piernas, le diagnosticaron una fractura bilateral de tibia y decidieron ponerlo en servicio ligero durante 9 meses.

Esto habría pospuesto su participación en el programa de entrenamiento de los SEAL durante dos años, así que se negó a llevar muletas y decidió seguir el programa con las piernas rotas. El médico del programa se negó al principio, pero Dan convenció al capitán de que podía hacerlo.

Comenzó su entrenamiento y duró una semana. Para entonces el dolor era tan fuerte que le dieron un breve descanso y siguió entrenando un poco más tarde con la siguiente clase. Durante ese tiempo, Dan tuvo que quedarse en la base, aunque normalmente vivía fuera de ella. Cuando el instructor informó de que Dan se había ausentado sin permiso, lo expulsaron del programa.

Ejército: Parte 2

Tras ser apartado de su programa de entrenamiento, Dan viajó a México, donde empezó a tomar esteroides. Quería ganar músculo y era la única forma que conocía. Al final tuvo que volver a la Armada con un informe. Lo destinaron a limpieza en una isla y luego lo reasignaron a un barco con destino a Japón.

Dan Bilzerian debía caminar con muletas, pero el oficial al mando no se lo permitió. Cuando finalmente llegaron a Okinawa, acudió a un médico que ordenó escáneres de las piernas de Dan. Efectivamente, estaban rotas. Le recomendaron que se diera de baja por motivos médicos y que permaneciera 4 meses en Okinawa antes de poder volver a entrenarse para ser un SEAL. Ni que decir tiene que lo rechazaron.

Sobre el papel, Dan estaba en servicio restringido, porque su estado era tal que no podía realizar las tareas normales. Debería haber sido retirado por motivos de salud. Pero ya había tomado la decisión de seguir un programa de formación. Aunque su padre se lo desaconsejó, al final hizo un par de llamadas y Dan fue aceptado de nuevo en el programa.

La segunda vez le resultó más fácil porque sabía lo que le esperaba. A mitad del programa, Dan fue llamado a la oficina. Resultó que su padre había vuelto a la cárcel y los federales ofrecían a Dan la posibilidad de sacarlo si les daba el 33% de su parte del fondo fiduciario.

Antes de la primera estancia de Paul Bilzerian en prisión, el valor del fondo se estimaba en 96 millones de dólares. Cuando Dan dio su parte a los federales, su valor se redujo a 10 millones de dólares. Dan firmó donde debía y Paul fue liberado. Los 3 millones de dólares de Dan acabaron convirtiéndose en 1 millón.

Mientras tanto, el entrenamiento en el programa de formación de los Navy SEAL llegaba a su fin. Treinta y seis horas antes de la graduación, Dan fue despertado de repente por los instructores. Resultó que se había quedado dormido en una sesión de entrenamiento.

Le retiraron del programa y le dieron a elegir entre volver dentro de un año o regresar dentro de 4 meses. Destrozado, humillado y deprimido, eligió la segunda opción. Pocas semanas después de empezar esta nueva formación, le volvieron a suspender. Los agentes querían deshacerse de él, esta vez sin una buena razón. Dan simplemente no encajaba. No era el tipo de persona que sigue las normas, y en los SEAL, la disciplina es lo primero. Dan se dio cuenta de que nunca le permitirían graduarse. Así que se rindió.

Universidad

Cuatro años después de alistarse en la Marina, Dan Bilzerian fue finalmente licenciado con honores. Como se le consideraba discapacitado en un 60%, recibía atención médica gratuita de por vida y también tenía derecho a educación gratuita y le correspondían casi $5.000 al mes como pensión. Después de todas estas aventuras, Dan decide ir a la universidad. En su primer curso, Dan se llevó a 13 chicas a la cama. Tenía amigos, era popular y estaba en buena forma física. Por fin había llegado su hora.

Dan Bilzerian en Universidad

Se dio cuenta de lo guay que eran las fiestas en casa cuando había el doble de chicas que de hombres. Había habitaciones y baños de sobra, las chicas tenían una excusa para ir ligeras de ropa (fiestas temáticas) y el alcohol y la marihuana funcionaban de maravilla como lubricante social. «The Setup» era perfecto.

Poker

Después de ver cuánto dinero cobraba Dan como pensión, su hermano Adam Bilzerian decidió iniciarle en el poker. Dan no tardó en volverse adicto. Al final de su primer año en la universidad, jugaba en 10 mesas a la vez. Jugaba con un estilo agresivo, y en su segundo año perdió todo su dinero.

Entonces vendió un par de pistolas y otras posesiones y consiguió $750 para un “último trago”. Llevó toda la cantidad al casino y decidió que no pararía hasta ganar $10.000 dólares… o perderlo todo. Tardó 6 días en conseguirlo. Al final de su maratón, decidió que estaba preparado. Compró un billete a Las Vegas y se fue a jugar al Casino Bellagio. Jugó 16 horas al día durante un mes.

Dan Bilzerian junto con la leyenda del poker Johnny Chan

Gracias a Internet, otros jugadores pensaron que era rico debido a la fortuna de su padre, y llegó a jugar con gente que tenía mucho dinero. Un mes después, ganó $187000. Era la mayor cantidad de dinero que había visto nunca. Pero Dan Bilzerian quería más.

Lea también: Estereotipos sobre el poker: expectativa y realidad

Creciendo

Este mes de juego en Las Vegas cambió el estilo de Dan. En lugar de jugar de forma ultra agresiva, se volvió más paciente. Este enfoque funcionó y empezó a ganar online. Entonces empezó a viajar a todos los lugares donde había torneos de poker, aunque nunca jugó en ellos: demasiada competencia.

Dan Bilzerian junto con director de cine Nick Cassavetes

En su lugar, buscaba partidas de cash. Quería que le vieran como un jugador rico y malo, para poder jugar contra otros jugadores ricos y malos y quedarse con su dinero. Con el tiempo conoció al director de cine Nick Cassavetes, que le invitó a jugar en su casa, y a partir de ahí empezó a conocer a otras personas. Dan Bilzerian dijo lo siguiente sobre su éxito:

Los libros de poker y todo tipo de cursos nunca te dirán esto, pero el primer paso para tener éxito en cualquier cosa, desde el póquer hasta atraer a las mujeres, es encontrar una manera de exprimir la mayor experiencia posible en el menor tiempo posible.

Esto puede parecer obvio, pero me fijé en el jugador medio de poker en vivo e hice algunos cálculos sencillos. Los jugadores de poker offline juegan una media de 20 manos por hora y suelen sentarse durante 10 horas. Resulta que se ven unas 200 manos al día durante todo ese tiempo. Yo podría jugar en 10 mesas online a la vez, jugando unas 100 manos por hora en cada mesa.

Así que, jugando 14 horas al día, participaba en unas 14.000 manos cada día. Muy pronto estaba jugando más manos online que incluso los jugadores offline más obsesivos en toda su vida.

Dan abandonó la universidad en cuarto curso y se dedicó de lleno a jugar al poker. Viajó a Nueva York, Los Ángeles y Las Vegas. Tuvo que pagar a todo el mundo en los casinos para que le pusieran en una mesa con jugadores ricos y malos. Conoció al abogado y profesor de Harvard Tom Goldstein y al músico John Dolmayan, y acabó uniéndose a las famosas partidas clandestinas organizadas por Molly Bloom, que le permitieron conocer a más gente.

Por esa misma época sufrió su primer infarto tras esnifar cocaína, tomar Viagra, hacer snowboard y salir de fiesta durante tres días. Cualquier persona normal se habría replanteado su estilo de vida después de algo así, pero no Dan Bilzerian. Se mudó a Las Vegas en 2009 para dedicarse a jugar al poker a tiempo completo.

En Las Vegas, todo el mundo tenía prisa por ganar dinero de una forma u otra, y las chicas monetizaban su tiempo con los chicos. Dan nunca quiso tener nada que ver con eso, así que en lugar de pagar a las chicas para que pasaran tiempo con él, les pagaba para que se diviertan con él, como 10 chupitos de tequila en 10 minutos. Esto obligaba a las chicas a conformarse con él. Se le percibía como alguien con poder en las relaciones, así que a menudo se las llevaba a su casa.

Por la misma época, conoció al exitoso jugador del poker Antonio Esfandiari. Dan se dio cuenta de que los ricos querían jugar con él y las chicas querían estar con él. Era constantemente el centro de atención. Dan decidió que también quería sacar provecho de la fama.

Las modelos famosas

En abril de 2011, los federales cerraron el mundo del póquer online en Estados Unidos. El juego de Molly también se detuvo. Bilzerian perdió mucho dinero ese año. Más o menos al mismo tiempo, Dan se dio cuenta de que los promotores de fiestas le impedían a él y a todos los demás ligar en clubes nocturnos. Los promotores ganaban dinero cuando la gente iba y gastaba dinero en las fiestas. Para atraerlos, ligaban con chicas atractivas en los clubes y, de alguna manera, las obligaban a no acostarse con nadie para que los chicos siguieran volviendo con la esperanza de echar un polvo. Dan cambió eso.

Empezó a pagar a los promotores $1000 dólares por cada chica que le presentaban. De repente, los promotores estaban interesados en que Dan tuviera sexo. Así que conoció a tres modelos a las que llevó a una fiesta en San Diego. Cuando llegó allí, se dio cuenta de que la casa a la que le habían invitado era increíblemente bonita, aunque tenía muy pocos muebles.

El tipo que la alquilaba sólo pagaba $6000 al mes, en lugar de $80000. Dan se ofreció a dividir el alquiler y amueblar la casa por completo. El tipo aceptó y, sin más, Dan estaba de vuelta en San Diego. Parecía mucho más rico de lo que realmente era. Esta casa le permitiría conseguir más modelos famosas y jugar al poker con gente aún más rica.

Instagram y Sam

Dan jugaba al poker durante el día y salía de fiesta por la noche. Allá donde iba, siempre llamaba a promotores para que le invitaran chicas. Y luego se llevaba a esas chicas de viaje con él. Así es como terminó en Cabo con Nick Cassavetes y 9 chicas. Por la misma época, creó una cuenta de Instagram.

Dan Bilzerian en playa de Cabo

Vio una herramienta en las redes sociales que permitía a todas las chicas del planeta saber lo que estaba haciendo. Al hacerlo, no había necesidad de enviarles mensajes de texto. Dan se convirtió en un habitual de los juegos organizados por Nick Cassavetes, lo que finalmente le llevó a conocer a Sam Magid. Nadie sabe realmente quién era este tipo. Todo lo que se sabe de él es que era extremadamente rico y que infringía la ley en repetidas ocasiones, pero eso nunca le molestó.

Sam Magid

Sam y Dan no tardaron en hacerse amigos. A menudo jugaban juntos grandes sumas de dinero: hasta 300.000 dólares por partida. Dan ganaba a Sam siempre, pero Sam era drogadicto y cada vez era más difícil sacarle dinero. En un momento dado, Dan Bilzerian invitó a Sam a jugar en el casino, pero sólo si le giraba un millón por adelantado. Sam aceptó.

Ese día Dan Bilzerian perdió $700000 y luego recuperó $300000. Más tarde, Sam volvió a retarle y Dan ganó 750.000 dólares. Estaba cansado, adicto y estresado, pero no podía dejar de jugar. No había otra forma de ganar tanto dinero tan rápidamente.

Subiendo la apuesta

Algún tiempo después, Dan conoció a Bill Perkins, un gestor de fondos de cobertura de Texas. Al parecer, Bill no quería que se revelara su identidad en el libro porque allí le llamaban Clarence. Pero tú y yo lo sabemos todo. Dan perdió una vez un millón jugando al poker, así que Bill, que estaba presente, le aconsejó que cambiara de profesión. Por aquel entonces, Dan Bilzerian también quería dejar de jugar, así que Bill Perkins le metió en el mundo de la interpretación. Dan actuó primero en la película «Olympus Has Fallen» y luego en «Survivor», en la que invirtió.

Dan Bilzerian en una partida de poker

Más tarde, el multimillonario Alec Gores, suscrito al Instagram de Dan, le propuso jugar al poker. Alec era conocido por jugar con apuestas desorbitadas. Se rumoreaba incluso que había ganado $700.000.000 al multimillonario Andy Beale. Alec le ofreció jugar de 1 a 5 millones, pero Dan, que seguía pareciendo más rico de lo que realmente era, le sugirió una partida de $500000. Ganó 1,6 millones de dólares esa noche y $2,5 millones la siguiente. Después de eso, Alec y Dan se hicieron amigos y empezaron a jugar juntos a menudo. Una vez Dan ganó 7,7 millones de dólares en una noche.

Organización del juego

A Dan le gustaba Los Ángeles. Decidió alquilar una casa allí y organizar partidas de poker. Esto le permitió acceder a un número aún mayor de jugadores. Contrató a chicas sexys para servir bebidas y dar masajes. Estas chicas ganaban tanto dinero con las propinas que pronto todas querían trabajar para Dan. Cuanto más jugaba Dan Bilzerian, más gente conocía. Esto, a su vez, le permitió ganar aún más dinero.

Empezó a patrocinar a jugadores profesionales de poker que no tenían suficiente dinero para ciertos torneos y ganaba dinero con sus ganancias. Con el tiempo, volvió a aburrirse del póquer y consiguió un papel en la película de Nick Cassavetes «The Other Woman», con Cameron Diaz. Fue el desastre definitivo. Dan Bilzerian acabó por no aparecer ni siquiera en los créditos.

Más tarde consiguió otro papel en la película «The Equalizer» protagonizada por Denzel Washington. Esta vez Dan salía mucho mejor en la foto, y el propio Denzel llegó a elogiar a Bilzerian por su juego. Fue muy importante para él, ya que era fan de este actor. Dan Bilzerian era rico, el número de sus seguidores en Instagram crecía como la levadura. El dinero era tanto que decidió donar parte de él a varias organizaciones benéficas. Se compró un avión, algunos coches más, y luego se preguntó qué hacer a continuación.

Fama

Dan se da cuenta de que está lejos de lo que se llama fama mundial. Era bastante famoso, pero sólo en círculos reducidos. Para el resto de la sociedad no era nadie. Ahora quería ser famoso de verdad. Lo primero que hizo fue contratar a un cámara para que capturara su vida para Instagram. El cámara tenía que seguir una sola regla: la honestidad. Dan no quería parecer falso, quería ser él mismo al 100%. Dicho esto, no importaba si era bueno o malo. Su cuenta de Instagram no tardó en explotar.

Steve Aoki, al que conoció hace años, le invitó a ver uno de sus conciertos desde el escenario, y al final del show le llamó para que subiera al escenario. Dan salió y miró al público, sin saber qué hacer a continuación. La gente del público se estaba pasando una barca hinchable, y Steve le dijo a Dan que se subiera a ella. Lo hizo, y una foto que tomó uno de los fotógrafos se hizo rápidamente viral en Internet.

Dan Bilzerian en una barca hinchable

Estrella del porno

Un día Dan recibió una llamada de la revista Hustler. Esta revista pornográfica mensual de Estados Unidos, dirigida al público masculino queria hacer una sesión de fotos con Dan Bilzerian y dos estrellas del porno jugando al poker. Fueron a casa de Dan y probaron diferentes poses, pero ninguna funcionó. Finalmente, se les ocurrió lanzar a una de las chicas a la piscina desde el tejado de la casa. Dan lo hizo. Como resultado, la niña se lesionó una pierna.

El incidente tuvo amplia repercusión en la prensa internacional, lo que provocó un aumento de seguidores en su Instagram. Más tarde compró una casa en Las Vegas y empezó a organizar fiestas. Para entonces, ya tenía un gran número de personas suscritas a su cuenta de Instagram. Las chicas le enviaban fotos desnudas para llamar su atención.

Empezaron a invitarle a las fiestas más prestigiosas, de esas que solo celebran famosos y multimillonarios. Dan incluso empezó a cobrar por organizar fiestas. Los clubes le pagaban $75000 por cada una e invitaban a modelos sólo para él. Mientras tanto, seguía organizando partidas de poker y ganando unos $80000 por noche en comisiones. Estrellas como Wiz Khalifa, Miley Cyrus y Leonardo DiCaprio empezaron a llamarle para quedar. Qué podemos decir: ¡su fama estaba en su apogeo!

Al límite

En noviembre de 2016 se legalizó la marihuana en California (EE.UU). Dan quería abrir un negocio en este ámbito. Sobre todo porque para entonces ya había dejado de jugar al poker. Creó una empresa a la que llamó Ignite. Dan Bilzerian compró una casa en Las Vegas por 25 millones de dólares. ¿Y qué se debe hacer después de comprar una casa? Eso es, ¡dar una fiesta de inauguración! Pero hasta ahora, las fiestas de Dan Bilzerian habían sido relativamente pequeñas. Así que Dan decidió organizar algo realmente grande esta vez. Al final, a la fiesta de inauguración de la casa asistieron 485 chicas y unos 40 chicos.

Tres meses después, Paul, el padre de Dan, organizó la obtención de pasaportes armenios para él y su familia. Paul renunció a su ciudadanía estadounidense y obtuvo la de San Cristóbal y Nieves. Como el país es pequeño, también consiguió un pasaporte armenio (los Bilzerian eran originariamente armenios).

Dan Bilzerian dispara un misil tierra-aire FIM-92 Stinger​

Entonces, Dan Bilzerian voló a Ereván, el capital de Armenia, para conseguir sus papeles. Tras reunirse con los burócratas, el ejército tenía programada una jornada de tiro. Sugirieron a Dan que disparara un cohete contra la ladera de la montaña… sin decirle que era territorio en disputa con Azerbaiyán. Al día siguiente, Bakú emitió una orden de detención internacional contra Dan Bilzerian. ¿Y qué hace Dan? Eso es, vuela a Tailandia para conocer a Bill Perkins y divertirse un poco.

Esto es demasiado

Con el tiempo, Dan se dio cuenta de que más grande no siempre significa mejor. Mientras viajaba con 18 chicas por Antigua y Barbuda, se dio cuenta de que ya era demasiado. Las chicas crearon una especie de jerarquía entre ellas basada en quién tenía más seguidores en Instagram. Como resultado, todas se peleaban por entrar en la página de Dan en las redes sociales.

Para resolver la delicada situación, creó una cuenta en Instagram @ignitemodels para que las chicas pudieran publicar sus fotos allí. Pero estaba cansado. Todas reclamaban constantemente su atención. De repente, Dan se dio cuenta de que no era feliz.

La gente cree que el dinero puede comprar la felicidad, pero el dinero sólo puede comprar el placer. Es algo muy diferente. La felicidad viene de hacer lo que te gusta. La felicidad es un estado de ánimo y puede durar toda la vida si se tiene la mentalidad adecuada. En cambio, el placer hay que alimentarlo. El sexo, el dinero, las fiestas y otros mimos son adictivos y actúan como una droga. Se obtiene un fuerte subidón que desaparece rápidamente.

Al cabo de un tiempo, ni siquiera sientes el subidón. Llegué al máximo de estas cosas durante tanto tiempo que ya no podía sentir placer, y mucho menos felicidad. El último Ferrari que compré ni siquiera me dio placer durante 24 horas. Me había acostado con tantas mujeres que ya no me importaba. Antes sentía que había conseguido algo cuando lo hacía, pero ahora no.

Los objetivos como el dinero, las chicas y el poder nunca te llevarán a la felicidad. Porque no importa cuánto tengas, siempre quieres más. Es como intentar llenar un agujero negro. No puedes llenar un agujero negro. Estas cosas son infinitas. Me lo he pasado mucho mejor remando, surfeando y haciendo senderismo con amigos en Hawai que en estas vacaciones. Descubrí que las cosas que más disfrutaba en mi vida no costaban mucho dinero.

El libro termina con Dan organizando su última fiesta de Halloween en octubre de 2019 en la casa Ignite. A ella asistieron 1600 chicas.

Dan Bilzerian fumando marijuana

Conclusión

Hay muchas cosas que no hemos mencionado. Las muchas donaciones benéficas, el rodaje en Las Vegas, los muchos viajes y fiestas en los que las chicas se volvieron locas por Dan, y mucho más. Obviamente, el libro «The Setup» no ganará ningún premio literario, pero esta historia es tan salvaje que, si no crees en el poder de la acción, puedes cambiar radicalmente tu forma de pensar… y tu vida. Es un libro muy divertido y al mismo tiempo muy esclarecedor. Dan Bilzerian a menudo se extiende más de lo que cabe en un par de frases, pero muestra honestamente al lector dónde fracasó, dónde tuvo miedo, cómo se sintió y cómo reaccionó ante la adversidad.

Se pueden sacar varias conclusiones. Dan Bilzerian nunca se detiene. Siempre quiere más, siempre se esfuerza por conseguir más. Piénsalo: pasar de ganar al poker unos $100 o $200 hasta ganar varios millones de dólares. De tener una chica a miles de chicas. Dan siempre tiene una meta, y siempre se esfuerza por alcanzarla. Como resultado, siempre está creciendo. Él es la versión de la vida real del famoso libro «Piense y hágase rico», escrito por escritor estadounidense Napoleón Hill.

Por supuesto, no todo es perfecto. Por ejemplo, podría haber prestado más atención a la quiebra de su empresa, o a su fracasado canal de YouTube, o haber hablado de la fallida empresa Green Axis. Pero Dan termina su libro con una nota alta, ¿y quién puede culparle?

pokerstars banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
PokerStars Casino Torneo Spin & Go
Visitar Ahora

*Publicidad | +18 | Se aplican los términos y condiciones generales. Visita el sitio web del operador para consultarlos. | Juega con responsabilidad.

Últimas noticias
Cuando el «Bill Gates del poker» y autoproclamado..
hace 2 días
Es muy posible que algunos jugadores, tarde o..
hace 3 días
Para los aficionados y conocedores del poker, Dan..
hace 5 días
A lo largo de nuestra vida nos topamos..
hace 1 semana
Nuevos Casinos
Consigue tu Bono de Bienvenida del 100% hasta $/€ 500 + 200 Giros Gratis
Consigue tu Paquete de Bienvenida del 100% hasta $/€ 500 + 200 Giros Gratis
Consigue tu Paquete de Bienvenida del 225% hasta $/€ 1,000 + 150 Giros Gratis
Consigue tu Paquete de Bienvenida del 450% hasta $/€ 800 + 300 Giros Gratis
Consigue tu Bono de Bienvenida del 100% hasta $/€500 + 200 Giros Gratis